martes, 29 de septiembre de 2009

El concepto extraversión/introversión en la tipología de Jung y su aplicación en grafología

Carl Gustav Jung (1975-1961) fue un célebre médico psiquiatra suizo que colaboró durante largo tiempo con Sigmund Freud, de quien se separó a causa de las profundas discrepancias de pensamiento existentes entre ambos. El legado de su obra es muy amplio, pero nos detendremos aquí en su teoria del aparato psíquico y los aspectos que interesan particularmente a la grafología, y más concretamente al concepto extraversión/introversión.
Según esto todo ser humano está dotado de un potencial de energía psíquica y posee una tendencia fundamental a dirigir esa energía, bien sea hacia el mundo exterior, es decir, hacia el objeto, o hacia el interior, es decir, sobre sí mismo.
En el primer caso hablaremos de un sujeto extravertido, que literalmente significa "vuelto hacia el exterior". En este caso el sujeto adoptará una actitud más o menos espontánea, abierto a las cosas y a la gente, mostrará interés por su entorno inmediato y distante, y además un fácil adaptación a dicho entorno. El extravertido adoptará formas de pensar y comportamientos más o menos conformes a las ideas reinantes. No es que no sea capaz de emitir un juicio personal, pero su consonancia con el exterior le facilita las normas sociales que prevalecen en ese momento. No le gusta la soledad ni tampoco profundiza demasiado en su mundo interior. Un exceso de extraversión puede llevar hacia una "huída de sí mismo", debido principalmente al malestar que experimenta ante el vacio interior y el estar sometido a las diferentes exigencias del ambiente.
En el lado opuesto nos encontramos con el sujeto introvertido, no se trata de aquel que se encuentra perpetuamente ocupado en profundas meditaciones, como separado del mundo. Para él el mundo existe, aunque le presta menos atención y su interés está centrado más en la manera en que ve las cosas. Tiene más dificultades para adaptarse a su entorno, y se observa una tendencia a replegarse en sí mismo, aunque, eso sí, lo que pueda perder en sociabilidad lo gana en riqueza interior.
Ahondando en los signos gráficos que corresponderían a estas dos tendencias éstos serían los siguientes:
Extraversión: escritura grande, extendida, prolo
ngada hacia arriba, inclinada, ascendente, progresiva, guirnalda, ligada, rápida, dinamógena, lanzada, movida, con margen izquierdo ancho o en aumento, barra de "t" situada a la derecha, firma grande y situada a la derecha y con rúbrica. Su tendencia general es a la expansión del grafismo.
( En la imagen escritura con signos de extraversión)
Introversión: escritura pequeña, comprimida, apretada, baja, vertical, regresiva, en arcos, inhibida, lenta, constreñida, con margen izquierdo en disminución y derecho en aumento, barras de "t" colocadas a la izquierda, firma pequeña y que en ocasiones puede aparecer situada a la izquierda. Su tendencia general es a la concentración del grafismo.
( En la imagen escritura con signos de introversión)
Llegados a este punto conviene hacer una serie de consideraciones importantes:
1) Todas las personas poeseemos en sí los dos mecanismos de la extraversón y la introversión en grados diversos, lo que complica la tarea del grafólogo. Si tratamos de encasillar una determinada escritura forzosamente en uno de los dos lados (introvertido/extravertido) podemos cometer un error. Trataremos de dosificar las dos tendencias e intentar determinar el predominio o la tendencia relativa de una u otra. Pudiendo encontrar, por tanto, escrituras en las que exista mezcla de introversión y extraversión.
2) Jung afirma que es precisamente la interacción de la tendencia predominante, consciente y elaborada, con la tendencia inconsciente opuesta, mal adaptada, lo que delata la dinámica del carácter, sus tensiones y sus contradicciones.
3) Incluso el grado de extraversión y de introversión puede variar en un mismo individuo en diferentes épocas de su vida. Por poner un ejemplo, los adolescentes atraviesan generalmente un periodo de introversión más o menos prolongado.
Sirva esto, en fin, para comprobar una vez más el grado de minuciosidad que debemos emplear al analizar un escrito.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Sobre graffitis y grafiteros

El graffiti no es un fenómeno actual sino que tiene una larga historia a sus espaldas. Según la definición que aparece en la Wilkipedia, se llama"graffiti o pintada" a varias formas de inscripción o pintura, que generalmente aparecen sobre propiedades públicas o privadas ajenas, como pueden ser paredes, vehículos, puertas y mobiliario urbano.
El graffiti sería el texto escrito mediante el uso de aerosoles, pintura, cuchillas o cualquier otro material, y que tiene un significado específico y que puede estar compuesto por varias letras, por una palabra e incluso por una oración, plasmada en paredes, marquesinas, puertas, etc.
Para la cultura hip-hop el grafito es uno de los 4 elementos de su cultura y es un arte. Para ellos se trata de un tipo específico, y por ejemplo, una pintada política no sería un grafito.
A este respecto, el objetivo de una pintada es transmitir información, dirigida sobre todo a un determinado receptor colectivo, por lo que suelen realizarse en lugares públicos, sin que se conozca su autor. Si el mensaje es más individual aparecerá en lugares más personalizados o digamos "íntimos", como por ejemplo la puerta de un baño, de un ascensor, una mesa, etc.
La pintada está socialmente repudiada, se considera ilegal, pues infringe las normas elementales de convivencia. Generalmente el autor de una pintada oculta su nombre, o bien se arropa dentro de un colectivo social. En los casos en los que el autor firme el escrito, incluirá sólo su nombre, sin apellidos, siendo únicamente identificable dentro del colectivo citado.
Sin embargo, el graffiti adquiere una dimensión más artística. El grafitero pretende un determinado estilo. Su intención es el reconocimiento, por encima del mensaje, lo contrario por tanto que en una pintada. Intentan provocar más que comunicar. Pueden contener palabras o no. De hecho en muchas ocasiones el mensaje se transmite a través de las distintas formas del dibujo, cuyo mensaje está contenido dentro del mismo. En esto también se diferencia de las pintadas.
La mayoría de la veces. los autores de un graffiti suelen ser autodidactas y buscan perfeccionarse con la práctica constante de los dibujos realizados. Para llegar a ser reconocidos deben haber realizado muchas firmas por la calle, intentando dejarse notar para que posteriormente se relacione su graffiti con la identidad de la firma. En este sentido existe una necesidad de autoafirmación.
Otra de las características de los grafiteros es considerarse miembros de una tribu urbana, con su propio atuendo y sus gustos musicales específicos. En algunos sitios, sobre todo en ciudades grandes se "hacen una línea", de tal forma que buscan realizar graffitis a lo largo de toda una ínea del metro, de tal manera que multitud de personas de esa línea reconozca sus dibujos, pero sobre todo los que pertenezcan a su grupo que la recorran.
Existen diferentes tipos de estilos de graffiti: el bubble o pompa, el salvaje, el bloque, el libre o también llamado "freestyle" (que es el más utilizado actualmente), el estilo basura o el modelo pastel.
La mayoría de los grafiteros comienzan realizando firmas, con un seudónimo, lo que conocemos como "tags". Más adelante van evolucionando, rellenando la firma, dándole volumen y buscando su propio estilo, para terminar realizando murales.
El término tag significa literalmente "etiqueta", y como comento son seudónimos que no suelen ser de más de 5 letras, hechos con pocos trazos, habitualmente con rotulador y adornados con algún rasgo significativo. Hay de todos los tipos, aunque a los grafiteros veteranos no les son de su agrado los tags realizados de forma vulgar, pues consideran que que ensucian la ciudad y les perjudican a todos.
En conclusión, la principal diferencia entre un graffiti y una pintada es la existencia o no de un mensaje en el dibujo o texto escrito.
Existen una serie de reglas de jerarquización que me parece interesante describir:
- Una firma realizada con un rotulador (tag), no puede ser borrada o tachada para realizar otra firma con rotulador en su lugar.
- Sobre una firma realizada con rotulador sí se puede realizar otra firma con spray.
- Sobre una firma hecha con spray (tag), se puede realizar una "pota", que es la categoría inferior del graffiti, correspondiendo a uno ejecutado con gran rapidez. A su vez sobre esta pota se puede realizar un graffiti de letras o iconos.
- Sobre una pared de "tags", sí se puede realizar un graffiti.
- No se puede realizar un graffiti sobre otro graffiti, salvo si el autor es el mismo. Es decir, el derecho a retocar, tachar, superponer, emborronar o borrar un graffiti, sólo está reservado al propio autor del graffiti a modificar.
En la actualidad, parece que en algunos sitios se ha iniciado una "caza" del grafitero en algunos municipios. Se ha llegado a contratar a grafólogos para tratar de identificar a los grafiteros. Incluso muy recientemente parece que se está probando con una máquina para tratar de identificarlos. Todo ello debido al dinero que les cuesta a los ayuntamientos (y por ende a los contribuyentes) el borrar las pintadas, graffitis y tags que aparecen en las calles.
En el lugar donde yo vivo, por ejemplo, se les han habilitado lugares, paredes o muros, donde se les permite realizar los graffitis, siempre y cuando cumplan con una serie de condiciones y la obra sea estética-artística. Otra cosa es que esto se cumpla, pero esto es otro tema. Incluso he llegado a ver como algunas persianas de algunos comercios están apareciendo con graffitis realizados sobre ellos, eso sí de buen gusto, con la premisa de la jerarquización que hemos comentado anteriormente. Prefieren que se vea un graffiti bien realizado, que sea estético para el comercio, antes de que aparezca cada día una nueva pintada o parecido que resulta menos límpio, basándose en los descrito de que no se puede realizar un graffiti sobre otro graffiti.
Por último, respecto a lo que nos concierne en nuestro trabajo como grafólogos o como peritos, decir que el análisis de graffitis es realmente complicado, pues la forma de analizar las pinturas y los diferentes estilos de graffitis es muy diferente. No digo que no se pueda hacer, pero en estos casos deberemos proceder de forma semejante a una pericia socio-linguística, buscando sobre todo dar un perfil del autor, analizando los colores y su significado, textura, formas, estructura de las letras, etc.
En el caso de una pintada es más sencillo, tratando la misma de forma similar a si de un anónimo se tratara, analizando la inclinación, velocidad, ocupación del espacio, posibles errores ortográficos, etc.
Por último, si se trata de un tag es algo más difícil, pues el autor de la firma realiza una autofalsificación de su propia firma, deformándola hasta llegar a ser irreconocible. Analizaremos el tag por tanto, como si se tratara de una autofalsificación de firma.
Y nada más, de momento. Espero que mediante éste artículo conozcamos un poco más como funciona este mundillo de los graffitis y grafiteros.
Saludos.