miércoles, 26 de agosto de 2015

Diferencias entre el Experto y el No Experto


El Experto profesional, independientemente del campo en el que se mueva, posee una serie de características que le diferencian del no Experto. Ahora bien; son estas características innatas o aprendidas?. Es decir, el experto nace o se hace? Posee el experto una habilidad especial que le diferencia del no experto? Y en el caso de los expertos; hay diferencias entre ellos? hasta donde puede llegar el experto en su experticia? hay niveles de experto?.

De estas y otras preguntas trata el presente artículo. Resulta obvio mencionar que no me estoy refiriendo únicamente al experto en pericia caligráfica o en grafología, sino que aquí caben todos aquellos profesionales de cualquier sector de actividad en los que podemos encontrar el nivel de experto.

  1. en primer lugar; los estudios realizados sobre las características del experto se han realizado bajo el supuesto de que las capacidades y procesos básicos de expertos y no expertos son semejantes, y que las diferencias entre ambos grupos se deben a los conocimientos adquiridos en el ejercicio de una actividad determinada, bien sea profesional, recreativa o cotidiana
  2. los expertos detectan y reconocen mejor: además, los expertos detectan y reconocen aspectos de la información que pasan desapercibidos para el no experto, discriminando mejor lo relevante de lo irrelevante.
  3. diversos estudios realizados, por ejemplo, en el juego del ajedrez, muestran que la principal diferencia entre un jugador novato y un experto es la rapidez con la que el experto es capaz de reconocer las mejores jugadas sin necesidad de realizar una búsqueda exhaustiva. Este tipo de jugador capta rápidamente la estructura de las posiciones de las piezas, explora los posibles movimientos y evalúa las consecuencias de éstos y elige las mejores respuestas.
  4. los estudios al respecto también indican que no es que el experto tenga una capacidad de memoria mayor que el no experto, ni que tenga una mayor cantidad de conocimientos (aunque esto no deje de ser importante en un área concreta cualquiera), sino que el experto tiene una organización estructurada de sus conocimientos mejor que el no experto.
  5. los expertos analizan durante más tiempo; es decir, dedican más tiempo al análisis del problema que el no experto. En este sentido, muestran una gestión de los recursos limitados de procesamiento diferente.
  6. el experto selecciona las mejores estrategias. Cuando se plantea la solución a un problema, eligen el mejor procedimiento para una situación determinada. Como dato curioso y ejemplo; un profesor de física resuelve los problemas desde el estado inicial hacia la meta, sin embargo el alumno lo hace desde atrás, desde el estado meta hacia el estado inicial. En el ámbito medico, un experto diagnostica desde los datos, mientras que un no experto lo hace desde la hipótesis.
  7. el experto desarrolla su actividad con menor esfuerzo: con la práctica se produce una automatización progresiva del rendimiento, con lo que necesita usar un menor número de recursos de procesamiento con la consiguiente reducción de los mismos. Al principio, hasta alcanzar el nivel de experto, su procesamiento será lento y secuencial y consumirá muchos recursos atencionales. Pero con la práctica se transformará en rápido, paralelo y menos deliberado. Esta automatización le permitirá liberar recursos de procesamiento que podrá utilizar para otros procesos, como la planificación y el autoseguimiento.
  8. los expertos tienen mejor auto-control en los estados de comprensión y solución de problemas que los no expertos.
  9. el experto aprovecha mejor las oportunidades para incrementar sus fuentes de información y los recursos disponibles. El experto siempre está aprendiendo, nunca se cansa de informarse y actualizar sus conocimientos.
  • Ahora bien; ¿cómo se llega al nivel de experto? ¿cómo llegamos a desarrollar una destreza para considerarla como un nivel de experto?
  • Los enfoques más tradicionales sobre el rendimiento experto asumen que la adquisición de una destreza dependerá de la formación y la experiencia. Un principiante se irá formando y adquiriendo los conocimientos necesarios para saber lo que hay que hacer en el ejercicio de su profesión o en cualquier tarea y los años de experiencia le permitirán que alcance un máximo nivel de competencia, que en cualquier caso se encontrará limitado por sus propias capacidades y habilidades innatas.
  • Por lo tanto, cualquier persona que se encuentre activamente implicada en su profesión puede esperar alcanzar el nivel de experto a medida que aumenten sus años de experiencia. La diferencias entre los distintos niveles de expertos se explicarían por las limitaciones innatas de sus capacidades y habilidades.
  • El desarrollo del rendimiento experto se puede describir como una secuencia de retos con distintos niveles de dificultad que el sujeto va dominando y superando a lo largo de los años. Mientras se desarrolla este aprendizaje secuencial, el sujeto se encontrará con distintos tipos de problemas que debe resolver para desarrollar el rendimiento o destreza correspondiente con el nivel de maestría que pretende alcanzar. Así, llegará un momento en el que aquellas tareas o actividades que en un principio parecían imposibles de resolver se realizarán sin esfuerzo y con éxito.
  • Pero una vez alcanzado un determinado nivel de pericia, aparecerán nuevos retos que nos harán dudar. Es aquello que solemos decir entre colegas de " yo pensaba que ya lo sabía y no tengo ni idea". Pero esto se nos presentará para seguir creciendo y permanecer humildes en nuestro quehacer y no dar nada por hecho o por sabido. Y el que piense que ya todo lo sabe se desviará del camino y probablemente tendrá que volver hacia atrás para revisarlo.
  • Si aplicamos lo dicho a la adquisición de una destreza habitual en la vida cotidiana, podemos diferenciar tres fases:

  1. Una primera fase cognitiva: donde se aprende la estructura de la actividad, como las reglas y conocimientos, y a la vez se recibe una retroalimentación bastante clara de los errores más importantes.
  2. Una segunda fase asociativa: en la que se logra un nivel funcional estable y satisfactorio.
  3. Por último; con más entrenamiento y experiencia, se alcanza la tercera fase, denominada automática, en la que los sujetos logran un rendimiento estable y óptimo con un mínimo esfuerzo.

Ahora bien; si según parecen indicar los estudios al respecto, el desarrollo de una destreza dependerá sobre todo de la instrucción y de los años de experiencia; ¿cómo podemos explicar las diferencias que aparecen entre personas con capacidades semejantes y con una misma  formación y antigüedad, y porqué el nivel de excelencia tan solo lo consiguen unos cuantos y no todos los que reúnen estos requisitos?
  • Para contestar a esto, hay autores que diferencian dos clases de expertos:
  1. El experto rutinario: se caracteriza por un rendimiento eficaz que destaca en rapidez, exactitud y automaticidad, pero que manifiesta una falta de flexibilidad y de capacidad de adaptación ante problemas o situaciones nuevos.
  2. El experto adaptativo: este es capaz de utilizar sus conocimientos de forma flexible y creativa, poniendo de manifiesto una comprensión más profunda de los principios y del marco conceptual de su destreza. Este tipo de expertos muestran una predisposición a seguir aprendiendo mientras desarrollan su destreza y conciben los problemas nuevos como un desafío y una oportunidad para superar su actual estado de pericia. Este experto adaptativo aspira a alcanzar un nivel de excelencia que supere a fase de automatización descrita con anterioridad en la que había quedado suspendido el desarrollo de su destreza.
Como resumen y colofón a este artículo diremos que las diferencias entre expertos y no expertos no se reducen sencillamente a que los expertos saben más, sino a que lo saben de forma distinta.

José Antonio León
Grafólogo-Perito Calígrafo-Grafoterapeuta-Psicomotricista
a 26 de agosto de 2015



lunes, 3 de febrero de 2014

Algunos aspectos a tener en cuenta en un informe grafológico sobre compatibilidad de caracteres.

      El siguiente post tiene que ver con uno de los aspectos relacionados con la emisión, o mejor dicho, redacción, de un informe grafológico. Como ya sabemos, la Grafología nos resultará de utilidad para la realización de diversos perfiles o informes relacionados con diversos campos de aplicación: a nivel personal (como autoconocimiento nuestro o de los demás), análisis histórico, selección de personal en empresas, orientación vocacional, trastornos relacionados con la escritura (disgrafías, dislexias...), informe de compatibilidad de caracteres, etc...

         Unos de los informes que se nos suele solicitar es el relativo a la compatibilidad de caracteres. Es este un informe que presenta una serie de peculiaridades. Para mí, se trata de uno de los más bonitos pero también de los más complejos. Generalmente se suele tratar de analizar la escritura de dos personas, el y ella, en una relación de pareja ya establecida o en una hipotética futura relación de pareja. Aunque también se puede tratar de establecer la relación entre dos personas a nivel laboral, o de amistad, pero lo habitual es lo anterior.

escritura perteneciente a los principes William y Katherine 
     Digo que es complejo porque se trata de dos escrituras, dos personas, dos mundos,  y que tratan de sumarse. Se trata de ver lo que cada uno puede aportar al otro.


       En este sentido, a continuación trato de exponer algunos "consejillos" a la hora de elaborar o redactar un informe de compatibilidad de caracteres en la pareja.


      A la hora de abordar el análisis, el grafólogo deberá ponderar los rasgos gráficos que ha observado, tanto en la muestra de él como en la de ella. Tendrá que tener en cuenta aquellos que pueden tener más peso en una relación de pareja ,como pueden ser los relativos a la comunicación y sinceridad, por ejemplo. Pero sin descartar tampoco los demás. Asimismo, deberá tener en cuenta aquellos aspectos que se considera que “potencian” o que pueden llegar a ser perjudiciales en una  posible relación de pareja (como pueden ser los celos, el orgullo, etc).  Aspectos tales como la relación íntima de pareja, el espíritu positivo-constructivo frente al negativo-destructivo, el grado de irritabilidad ( si es un índice normal o se puede considerar "patológico"), etc..

      Por último, se aconseja  que intente evitar llegar a una conclusión del tipo “esta relación se romperá” o “esta relación está condenada al fracaso”. No es que el grafólogo no pueda llegar a “intuir” que es lo que podría llegar a pasar, pero no es aconsejable que “juegue a ser adivino”. Su labor debe ceñirse a exponer los aspectos que pueden jugar a favor y en contra de esa relación. La complementariedad como pareja. Es decir, ponderar esos aspectos según su importancia, para tratar de establecer una conclusión sobre la posible viabilidad de esa relación. Recordemos que se trata de dos personas, sujetas a su propio nivel de evolución personal individual por un lado y como pareja por otro. Y donde el propio interés en su propio trabajo interior de crecimiento  está a menudo en la base del éxito como pareja.


miércoles, 9 de octubre de 2013

Un artículo y una intervención en televisión

A continuación os dejo dos enlaces; 

  1. Por  un  lado a un artículo de la revista Digital de Grafología y Psicología que dirigen de manera muy eficaz las compañeras Carmen y Virginia Molina. 

El artículo habla sobre "La formación como Grafólogo y Perito Calígrafo" y lo podéis ver aquí:
http://www.psicografologia.net/la-formacion-como-perito-caligrafo-y-grafologo-jose-antonio-leon-zamarreno/


      2 . El segundo es el enlace a un vídeo de los informativos locales de aquí (C-6Navarra), en el que se me solicitó una pequeña entrevista relacionada con la Grafología en general.

El vídeo en concreto lo podéis ver aquí: http://www.youtube.com/watch?v=CYrmmjkyGMw


martes, 8 de octubre de 2013

Aspectos Intelectuales en la escritura de Bob Dylan

Bob Dylan , nacido como Robert Allen Zimmerman, es un músico, cantante y poeta estadounidense. Ha sido, durante cinco décadas, una de las mayores figuras en la música popular, siendo considerado uno de los compositores y músicos más influyentes y prolíficos del siglo XX.

 Aspectos intelectuales de la escritura de Bob Dylan 


Respecto a su nivel cultural y capacidad de asimilación, la  escritura de Bob Dylan denota un nivel cultural que podríamos catalogar como medio/bajo. Es capaz de realizar algunos enlaces altos, que nos indicarían  que la persona posee capacidad para la invención, incluso tendencia a la fantasía  o la exageración, pero no se trata de una escritura organizada ni presenta un cuidado en sus formas y proporciones. 
 
Respecto a su capacidad de asimilación e integración de contenidos, bien sean de tipo intelectual, moral, político, ideales,  etc..tampoco podemos decir que sea alto, es decir, su capacidad para  aprender algo comprendiéndolo se realiza a una velocidad mesurada, tiene su propio ritmo que se refleja sobre todo en los cambios de velocidad que se observan en su escritura, acelerando o ralentizando el proceso de una manera bastante anárquica. Se observan claros signos de falta de claridad en sus ideas, con  tendencia a que éstas queden embrolladas o enredadas, sin que puedan distinguirse con  facilidad. Esto puede deberse a varias razones, aunque según el tipo de inclinación observado, vibrante-oscilante, más parece deberse a un estado de agitación interior,aunque no podemos descartar por el tipo de presión, que pueda acusar cierta fatiga o debilidad mental. La información es asimilada  a saltos, a sacudidas, pero vive en un estado interior bastante agitado, movido, y a expensas de sus emociones y sentimientos, que parecen ser un vaivén en este momento. Asimismo, este estado le lleva a ser impreciso en sus juicios y valoraciones, y  a ser bastante permeable respecto a lo que venga del exterior. Es claro que su estado anímico no es positivo si a lo anterior añadimos la dirección descendente de las líneas del renglón.
 
A falta de conocer y observar otras muestras de escritura, vemos que en este caso se trata  de una especie de carta en la que se pide justicia para John Lennon y Yoko Ono, por lo que si aplicáramos los términos de la Grafología Emocional, el estado en el que está escrito el texto reflejaría el estado interno de indignación y mal estar en el que parece estar el escritor.(nivel cultural y capacidad de asimilación).
 
Pasa con facilidad de un estado de reflexión a todo lo contrario. Es decir, puede permanecer demasiado tiempo analizando las  cosas antes de tomar decisiones, como todo lo contrario, mostrarse precipitado, sin pensar lo suficiente lo que ha de hacer. Es obvio que este proceso está relacionado con el estado de confusión e imprecisión que hemos comentado con anterioridad.(reflexión/irreflexión)

Cuando se le presentan varias opciones o posibilidades, se mostrará ambiguo, dejando pasar a menudo oportunidades que pueden resultar beneficiosas para él, debido a esa indecisión e inseguridad que muestra.  Incluso tendrá momentos en los que dará vueltas a las cosas durante más tiempo del debido, llegando a recrearse en una idea en exceso. Le costará enlazar una idea con otra, volviendo a menudo atrás para reenganchar e hilar una idea con otra (escritura reenganchada). (seguridad/vacilación/divagación).

Su tipo de pensamiento es mágico-intuitivo, en detrimento claramente del lógico-deductivo. No atiende a procesos mentales  lógicos. Atiende a las situaciones o al conocimiento de las cosas por su sola percepción, sin razonamientos. Se trata de un  sujeto con un grado de emotividad fuerte,  con importantes altibajos emocionales. Si unimos esta irregularidad en su escritura al tipo de coligamento observado, con abundantes detenciones, incluso reenganches y sacudidas, no dará como resultado una persona con capacidad para conectar con los procesos inconscientes favorecedores de los procesos intuitivos. Su forma de pensar estará más movida por la creencia o la fe, llegando a tener creencias de tipo religioso bastante acusadas basando incluso éstas en creencias relacionadas con los ritos, supersticiones, presagios, fuerzas misteriosas, etc.. pero con bastante movilidad también y facilidad para cambiar su opinión.

Con este tipo de escritura no puede ser objetivo en su nivel de apreciaciones sobre las cosas y las personas, sino que siempre se dejará influir por sus sentimientos o como se encuentre emocionalmente en un momento dado. Sus juicios no se guiarán por su sentido común, sino que además tenderá a inflar las cosas, a no medir de manera proporcional y sensata las cosas. Unas veces lo hará por exceso y otras por defecto. Tenderá a ver las cosas de una manera  ligeramente más global que de detalle, aunque ambos procesos no aparecen muy marcados, por lo que puede combinarlos, pero como comento, le costará más fijarse en el detalle de las cosas, aunque ninguno de los dos se dará de una forma muy positiva, probablemente debido a su tendencia a dispersarse o a no prestar la debida atención. (tipo de pensamiento/juicio y visión).

Intenta tener una buena perspectiva, pero le falta claridad y calidad en la visión de las cosas. Sí puede llegar a dividir o separar los datos, a estudiarlos de manera aislada, pero le costará integrarlos o relacionarlos. Se mostrará impreciso, con tendencia a no resolver o puntualizar las cosas, reflejo sobre todo de su  falta de orden inconsciente, agitación y movilidad interior. Al dividir su foco de atención y sus sentimientos, entre diversos objetos y planes, al no ser preciso, no será consecuente y fiel a ninguno de ellos, mostrando un interés y atención caprichoso y desordenado, con dificultades para organizar las cosas o los asuntos. (aptitudes intelectuales).

Todo este conglomerado de aspectos gráficos que hemos ido comentando; la irregularidad de tamaños, la movilidad del  trazado, las letras desligadas, junto a la existencia de puntuación alta, algunas formas originales e inflados y escritura plena, le confieren al autor un alto grado de creatividad, que será sobre todo de tipo auditivo. Es decir, su espíritu vibrante, junto a su afán creativo e imaginativo, le confieren unas buenas dotes para canalizar todo el proceso de una manera original y personal. En este sentido, deberá tener cuidado en no caer en un exceso de fantasía, puesto que su
capacidad imaginativa puede llegar a veces a rozar el exceso.

No es una persona excesivamente curiosa, ni le gusta saber o enterarse de los asuntos de los demás. Tampoco es muy hábil y astuto para conseguir las cosas. No es que peque de ingenuo, pero carece de la habilidad y sagacidad para darse cuenta de lo que le conviene. Esto se debe más que nada a su falta de previsión e imprudencia. 

Respecto a la memoria, lo que más llama la atención es su tendencia a olvidar las cosas,probablemente debido a esa dispersión que hemos comentado. No se caracteriza por tener una buena memoria, no al menos en este momento. 

 En conclusión, estamos ante una persona original, no solo en cuanto a su capacidad intelectual, sino también en cuanto a su carácter. Así como ese embrollo de emociones juegan a su favor a nivel creativo, también le juegan malas pasadas, dando
como resultado un “don creativo”, pero también un “mal genio”. Una persona con un carácter peculiar, un tanto extraño, y que tiene mucho que ver con su propia inestabilidad y agitación interior que hemos comentado. Esto a su vez, le conducirá a veces a cambiar de opinión o de situación por ciertas influencias y por su inseguridad y movilidad o agitación interna, llegando a agarrarse a cosas o situaciones distintas por su falta de firmeza. 
Gráfico de las Aptitudes Intelectuales en la escritura de Bob Dylan