martes, 2 de marzo de 2010

La escritura de Antonio Anglés.








Antonio Anglés Martín, nacido en Sao Paulo en 1966, desde donde poco después se traslado a España. Según sus conocidos y familiares era un delincuente habitual, de carácter violento, con antecedentes por robo, atraco y tráfico de estupefacientes. Llama la atención que, ya desde muy joven, propinaba palizas a su propio padre.
El crimen por el que se le conoce es del triple “crimen de Alcácer”, donde secuestro, torturó, violó y asesino a tres niñas de entre 14 y 15 años; Miriam, Desirée y Antonia. También conocido como “Asukiki”, se encontraba en su vehículo junto a su amigo Miguel Ricart, cuando se encontraron con las tres niñas, a las que invitaron a subir al coche, quienes al parecer, se dirigían a una fiesta de su colegio. Al llegar a la discoteca, el coche continuó camino sin detenerse, por lo que las niñas comenzaron a gritar. Condujeron el vehículo hasta un lugar conocido por ambos delincuentes y que solía servir de refugio para ellos cuando eran perseguidos por la Guardia Civil. Fue en ese lugar donde se consumaron los hechos conocidos por todos, y donde enterró en una fosa los cadáveres de las tres niñas. A partir de ese momento comenzó una intensa búsqueda de los cuerpos, hasta que dos apicultores que estaban por la zona se toparon con la fosa, al ser levantada por las intensas lluvias caídas en aquellas fechas. Junto a los cuerpos se encontró una cartilla de la S.Social a nombre de Enrique Anglés (hermano de Antonio), un guante de Ricart y un casquillo de bala.
Antonio ya había huido cuando la Guardia Civil se presentó en casa de su hermano Enrique, y comenzó un largo proceso de busca y captura. Estuvo a punto de ser capturado en “Villamarchante” y más adelante en un pueblo de la provincia de Cuenca, último lugar de España del que se tienen noticias de su aparición. En marzo de 1993, fue visto de nuevo en Lisboa, donde embarcó como polizón en un barco, del que supuestamente se tiró al ser descubierto cerca de las costas de Irlanda. A partir de ese momento se perdió su pista para siempre, y se cree que, probablemente murió de frío o ahogado en esas aguas, pero a día de hoy nada se sabe a ciencia cierta. Se encuentra entre los criminales más buscados por la Interpol.



Aspectos gráficos más destacados: De la nota manuscrita se desprenden los siguientes aspectos: - irregularidad en los espacios entre palabras: con palabras “pegadas” unas a otras, sin guardar la debida separación entre ellas y llegando a confundirlas. Desbordamiento imaginativo, exceso de emotividad, egocentrismo, temperamento nervioso, personalidad ambivalente y confusa.
- Letras mayúsculas entre minúsculas (letra B): signo de inmadurez, falta de integridad. - Errores ortográficos: letra “B” en lugar de “V”. Letra “Y” en lugar de “LL”. Letra “i” en lugar de “y”. Bajo nivel cultural. Analfabetismo.
- Letras desligadas+retoques injustificados: egoísmo, dificultades de adaptación, tendencia a huir de la monotonía, introversión. Personalidad obsesiva, vacilaciones, irritabilidad, angustia.
- Dirección muy ascendente: acaloramiento, delirios, posible huida de la realidad.
- Arcos en la escritura (m y n): en sentido positivo: prudencia, discreción. En sentido negativo: falta de sinceridad, persona artificiosa, crueldad, cinismo.
- Escritura inarmónica, vulgar, sucia: desorden, sentimiento de inferioridad, confusión mental, incultura, dificultades en los procesos de asimilación, infantilismo. Erotismo, deshonestidad, agresividad. Presión desigual: cambios bruscos de humor, mala canalización de la energía, personalidad agresiva e irritable, falta de confianza y de seguridad en sí mismo, cambios bruscos de humor.
- Escritura de inclinación oscilante: signo de inmadurez, tendencias depresivas, inconstante, empatía.
Análisis global : Del análisis global de la escritura de Antonio Anglés, se desprende una personalidad conflictiva, con signos evidentes de desorden interno. Posee poco o nulo gusto estético, incultura y con un alto grado de inmadurez, más preocupado por los placeres de la vida (el erotismo, y la buena vida en general) que por su propia evolución personal. Existe un conflicto interno sin resolver, con un sentimiento de inferioridad muy acusado. De temperamento nervioso, se deja llevar por el sentimiento llegando a descontrolarle y con muchas posibilidades de tener reacciones bruscas, agresivas, debido a esto y a sus continuos cambios de humor. Se irrita con facilidad, llegando hasta acalorarse en un tema o en una conversación, con frecuentes “salidas de tono”. Es inconstante en lo que hace, con mala canalización de la energía en las tareas que emprende, con dificultades para los procesos de asimilación y comprensión. En sus relaciones personales puede ser mostrarse cínico y con tendencia a la mentira y la artificiosidad, mostrando a veces una cara más amable que no se corresponde con su verdadero ser interno. Es egoísta y le gusta salirse con la suya, pudiendo mostrar un grado de irritabilidad exagerado si esto no ocurre.
Podeís ver el artículo completo con las imágenes en el siguiente link: http://www.grafopec.com/descargasweb/laescrituradeangles.pdf