lunes, 26 de octubre de 2009

La Disgrafía

Uno de los trastornos de la organización y del desarrollo de la escritura es la Disgrafía. Bajo este concepto se recogen una serie de trastornos que se caracterizan por el hecho de que la persona "escribe mal", sin que aparentemente exista una razón neurológica, intelectual o afectiva que lo justifique. La disgrafía únicamente se puede detectar a partir de los 7 u 8 años.
Si aplicáramos la escala de Ajuriaguerra a un niño disgráfico, veríamos que los componentes M, es decir los relacionados con las malformaciones motrices están sobreelevados, mientras que los componentes F, relacionados con la forma, reflejan fundamentalmente la torpeza de coordinación, como pueden ser la aparición de collages y reenganches en la escritura.
Al analizar la escritura de una persona que presenta dificultades gráficas no nos debemos fijar únicamente en la estructura del trastorno en el momento presente, sino que será necesario observar de qué manera ha podido evolucionar desde el comienzo. Es decir, veremos escrituras de diferentes momentos del desarrollo de la persona, los métodos que se empleaban en la escuela donde la persona, en edad caligráfica, aprendió la técnica escritural y sus exigencias.
También es importante conocer las reacciones de la familia ante las dificultades que mostrábamos siendo niños, así como la manera general en que vivíamos nosotros este hecho.
Como ocurre en todo proceso de reeducación gráfica, es necesario corregir la postura corporal que adoptamos para escribir y la forma de coger el útil de escritura.
Además de estos componentes escriturales, es conveniente conocer otros aspectos, como pueden ser:
- Cómo es el grado de evolución del lenguaje, la lectura y la ortografía.
- El grado de motricidad y la lateralidad (si es diestro o zurdo).
- Cómo es la comprensión de las relaciones espaciales y temporales.
- Cómo es la estructura general de su personalidad y cómo se relaciona con el entorno.
Según Juan de Ajuriaguerra, tres son los componentes de la escritura con Disgrafía:
1. El orden en la página: la impresión de conjunto es sucio, con líneas rotas y descendentes. Las palabras aparecen como amontonadas, con una irregular separación entre las letras-palabras-líneas y márgenes insuficientes.
2. La calidad del trazado: El trazo es de mala calidad, con letras retocadas. Aparecen dificultades en la cohesión, con collages, reenganches, yuxtaposiciones y sacudidas a lo largo del escrito. La dimensión de las palabras es irregular y las letras están como mal terminadas. Se observan asimismo la "m", "n", "u" e "i" arqueadas.
3. La Forma y la Proporción: La escritura suele ser o muy grande o muy pequeña y no se diferencia con claridad las tres zonas (superior, media e inferior), observándose desproporciones entre ellas. En general se dan malas formas, con una escritura o demasiado extendida o demasiado estrecha entre letras.
Como en todo análisis, y vuelvo a insistir en ello, hay que tomar los resultados con precaución. Por ejemplo, si encontramos retoques en una escritura no significa que estemos ante una disgrafía, sino que puede deberse sencillamente a ideas obsesivas.
Generalmente no existe una causa única en los trastornos de la escritura. En cada caso concreto podemos encontrar en mayor o menor grado, la presencia de alguno de estos factores: la emotividad, la lateralidad, el lenguaje o la organización somato-espacial.
La Disgrafía es una anomalía del movimiento cursivo, de la conducción del trazo, que en la persona disgráfica le causa dificultades para formar las letras y le impide el predominio de la forma.
En resumen, entre las causas que parecen predisponer a la disgrafía podemos citar las siguientes:
- En primer lugar el sexo: se han encontrado más disgrafías en chicos que en chicas.
- Las dificultades psicomotoras generales: de los estudios realizados se deduce que hay un 50% de disgráficos que reservan su torpeza para la escritura, mostrándose muy diestros para otras cosas.
- Las perturbaciones en la representación espacial
- Las perturbaciones del propio esquema corporal: para poder tener una adecuada organización del espacio, la persona debe apoyarse en un conocimiento de su propia imagen corporal. Esta consciencia de su propio cuerpo y de sus posibilidades motrices es lo que se conoce como esquema corporal. El ser humano se orienta de acuerdo a unas señales exteriores organizadas según el modelo de su propio esquema corporal; delante/detrás, izquierda/derecha, arriba/abajo, etc. El tener un esquema corporal bien internalizado nos hace tener una percepción ajustada de las diferentes partes de nuestro cuerpo en su relación interna y en relación con las señales del mundo exterior.
- Por último y derivado del punto anterior, hablaríamos de las disgrafías denominadas psicógenas, puesto que el elemento psicológico se nos antoja como el más importante sino el único muchas veces. Es frecuente encontrar en las personas disgráficas algunos hábitos infantiles, dificultades para coger el sueño, cansancio debido a la exagerada tensión interior, ansiedad y falta de autoestima. La ausencia de seguridad interior les impide tener intercambios auténticos con el mundo exterior.

14 comentarios:

Fernanda Quezada Q. dijo...

Hola. Soy Fernanda Quezada.
Considero importante que para partir a una rehabilitación del estudiante debe hacérsela a partir de la cuestión postural y de ahí ir complementando con otras estrategias.
También es importante la posición familiar para poder ejecutar con efectividad los programas de reahabilitación, pues por la experiencia dentro de las aulas la actitud familiar es determinante en los logros o fracasos de los estudiantes.

Alex W dijo...

Su publicación me prece muy interesante, al mismo tiempo que aporta con datos muy sobresalientes sobre la disgrafía, y como tratar a niños con estos problemas. Nos ayuda muchísimo a nosotros los profesores para diferenciar a los niños con disgrafía, de niños que presentan solamente mala letra y no se considera un problema de mayor importancia

Alex Wilches
alex_wilchesi@hotmail.com

Jose Antonio León dijo...

Gracias Fernanda por su comentario.

Efectivamente, como muy bien dices el corregir la postura al escribir es un poco como la base para después ir corrigiendo lo demás. No solamente la postura, sino también la posición de la hoja, la forma de coger el útil de escritura, por ejemplo, también son importantes para empezar.

Respecto a la actitud familiar, es importante que la persona que realiza la grafoterapia se sienta apoyada en su proceso, tanto dentro de su familia como en el entorno escolar.

Me parecen muy acertadas sus dos apreciaciones.
Un saludo.

Jose Antonio León dijo...

Hola Alex:

Me alegro de que le sirva la información. La verdad es que tampoco es que exista mucha información sobre disgrafía en general.

Muchas gracias por su comentario.

Un saludo.

Jose Antonio León

Malena dijo...

Estimado José Antonio:
Considero de suma importancia el trabajo multidiciplinar dentro de la clase con todos los docentes que interactúan con los niños/as, especialmente en edad preescolar, pues solo un trabajo conjunto permitirá identificar, y prevenir problemas posteriores de disgrafía en los pequeños/as. La formación docente debe tener insumos claros y precisos sobre esta problemática para no cometer errores o restar importancia a signos precoces que de ser tratados a tiempo evitarán problemas de aprendizaje en la lecto-escritura, matemática, etc. Áreas especiales como Música, Arte, Educación Física pueden ser de crucial importancia para la identificación, prevención y tratamiento a tiempo.

Saludos fraternos.

Malena Washima
Cuenca-Ecuador
mariwanaz@hotmail.com

Sonia Carrasco dijo...

Soy Sonia Carrasco, al igual que mis compañeros/as estoy muy interesada en conocer las mejores formas para poder ayudar a nuestros estudiantes en sus dificultades.
Me parece muy interesante lo que usted menciona sobre dos aspectos: M que se refiere a malas formaciones motrices y F a torpezas de coordinación.
Considero que es de vital importancia tener presente estos dos aspectos para detectar dificultades en el niño/a luego de la aplicación de una prueba diagnóstica.
Considero importante el levar a cabo un plan de acción enfocado a obtimizar procesos motrices y aplicar retroalimentación para corregir dificultades gráficas en los niños/as.
Muchas gracias, sus conocimientos y experiencia son de gran utilidad para nosotros.

Sonia Carrasco dijo...

SONIA CARRASCO
zsoniamaria@hotmail.com
Cuenca Ecuador

Anilú dijo...

Estimado José Antonio
Ver su reporte acerca de la disgrafía es de suma importancia, la prioridad que brinda al conocimiento del propio cuerpo como requisito básico para conectarse con el mundo, toda educación debe enfocarse al “ser mismo”, a autoidentificarse para luego indentificar e interactuar con los demás. La mayoría de maestros nos fijamos en la escritura directamente y no apuntamos a las bases es decir de donde posiblemente se origina la dificultad, no analizamos cómo está el esquema corporal, el tono muscular, la lateralidad, la orientación espacial y como ud. manifiesta, el estado emocional del estudiante, considero que si nos enfocamos en estos puntos será mucho más fácil programar planes de prevención y recuperación funcionales en pro del niño o niña.
Saludos cordiales
Ana Lucía Hurtado
aniluhurtado@yahoo.es

anacaroc dijo...

Estimado Jose Antonio, me parece muy interesantes estos datos sobre disgrafía ya que nosotros como docentes podemos empezar a darnos cuenta de que este es un problema que puede traer muchos otros si es que no lo corregimos a tiempo y como usted dice uno debe estar pendiente hasta de la postura de los chicos para escribir, como cogen el lápiz, etc. Y ayudar desde los grados inferiores.

Caro Carrasco
anacaroc@hotmail.com

anacaroc dijo...

Estimado Jose Antonio

Me parecen muy interesantes sus datos sobre disgrafia ya que para nosotros como porfesoras nos es muy util poder diferenciar casos que se presenten con este problema, y nosotros poder actuar desde los primeros años ya que es un trastorno que si no se corrige a tiempo puede traer otros, y también tener presentes que uno debe fijarse en la postura para escribir, en como coge su lápiz son cosas tan importantes que aveces uno las deja pasar.

anacaroc
anacaroc81@gmail.com

Tania dijo...

Estimado José Antonio:

Que interesante la información que he leído es este blog, pues trabajo con los niños/as más pequeños de la escuela y se que es muy importante trabajar el esquema corporal a esta edad constantemente, hacer que sean conscientes de su cuerpo y de todas sus capacidades motrices, así como mantener una postura correcta que es lo que más les cuesta a los pequeños/as. Desde ahora el trabajo será más intencionado a lograr que siempre estén bien sentados al momento de trabajar para evitar dificultades al momento de aprender la lecto-escritura.

Tania Arévalo J.
taniamaj08@hotmail.com

Anónimo dijo...

Hola Josén Antonio soy María Eugenia
Concidero muy inte la publicación realizada por usted, ya que nos da a conocer datos muy interesantes e importantes para nosotros ya que somos profesoras y en la vida profecionas nos topamos con estudiantes con diferentes clases de problemas los cuales debemos saber detectar el problema y al mismo tiempo saber como tratar a estos estudiantes y poderlos sacar adelanrte.

María Eugenia Guillen
maguca.g@hotmail.com

Roxi Moscoso dijo...

Es interesante conocer a fondo las causas y cómo se presenta la disgrafía en nuestros niños para así, en base a este conocimiento intervenirla de manera acertada y a tiempo. Como usted bien lo explica, la disgrafía no es únicamente "mala letra" sino que conlleva una seria de características que envuelven al niño, las mismas que van desde su conocimiento del propio cuerpo hasta la manera en la que interactúan con los demás, detalles que desde hoy tomaré muy en cuenta al momento de trabajar con mis pequeños.

Juan Carlos Fárez dijo...

Que tal amig@s del blog???. Creo que al hablar de dificultades de aprendizaje somos presas fáciles de nuestros prejuicios pues creemos que el hecho de tener “mala letra” algunos como docentes y otros como estudiantes es sinónimo de déficit intelectual, lo cual a mi criterio no es así. Hago esta breve aclaración porque ¿Cuántas veces nos ha pasado que no entendimos nada en las recetas escritas por nuestros médicos? Obviamente, no todos escriben de tal forma.

El punto es, que los maestros nos encasillamos en la forma y no en el contenido de las expresiones gráficas de nuestros estudiantes. Lo cual nos da un empuje hacia el criterio de búsqueda de soluciones distantes, cuando podría tratarse de un simple estado emocional que afecte su motricidad fina al momento de llevar a cabo la destreza de escribir, por ejemplo.
Los componentes de la escritura disgráfica son formas específicas que nos ayudan a detectar la anomalía del movimiento, pero ¿qué hacer ante la inminente Dislexia? Lo más acertado sería buscar la posible causalidad como bien se ha enumerado: la emotividad, la lateralidad, el lenguaje o la organización somato-espacial.

No confundamos criterios fundamentados con supuestos pasajeros, no olvidemos que somos psicopedagogos y no grafólogos. Diagnosticar desde su historial evolutivo para realizar oportunos seguimientos y adecuadas correcciones.

Juan Carlos Fárez
juancfarez@hotmail.com