jueves, 15 de octubre de 2009

Modos de acentuar y su significado

No me voy a referir en este caso al modo de colocar el acento, el punto, la tilde o la barra de la "t" según su altura, presión, dirección, etc., sino al momento que escogemos para realizar este gesto.
Se trata de un gesto automático, que pasa desapercibido y cuyas reglas algunos ignoran y rehúsan aplicar, mientras que otros las observan con cierto rigor.
En primer lugar tendríamos la denominada acentuación literal: Se trata de la que se realiza letra por letra. Es decir, comenzamos a escribir y en el momento en el que encontramos una letra que lleva implícita la obligación de acentuar (puede ser un punto, un acento, una barra de "t"), nos detenemos y realizamos el gesto. Este tipo de acentuación es muy normal cuando un niño comienza a escribir y esta manera de comportarse se produce debido a que la escritura del niño no es lógica, puesto que no tiene una noción total de la palabra que escribe.
La acentuación literal es propia de espíritus inquietos, dados a tomar precauciones rápidamente y que interrumpen sus acciones para ocuparse de los detalles.
En segundo lugar tenemos la acentuación verbal, también denominada en bloque, donde el escritor escribe totalmente la palabra y, una vez hecho esto, y de un solo gesto, ejecuta toda la acentuación que lleva la palabra. Este tipo de acentuación se puede realizar por palabras o por grupos de palabras, y suele corresponder a escrituras de trazado rápido. Es propio de espíritus deductivos puros, que reafirman su acción y confirman su responsabilidad, al tiempo que se hacen cargo de la paternidad de sus acciones. Una vez más, tenemos que incidir en el aspecto interpretativo-relativo, puesto que si este tipo de acentuación la encontráramos en una escritura inferior, nos hablaría precisamente de lo contrario; es decir, una necesidad de intentar evadir responsabilidades, tratando de desembarazarnos de ellas en cuanto se pueda y de una vez para siempre.
Por último, tenemos la acentuación silábica: es decir, aquella que se realiza por sílabas separadas. Es claramente un signo de evolución del pensamiento y aparece en escrituras que, normalmente, han alcanzado un nivel elevado. Se suele encontrar mucho en artistas músicos o en personas intuitivas. Consiste en acentuar las palabras en alguna de sus sílabas integradas por cualquiera de las vocales "i", "e", "a", etc, en colocar los puntos en las "ies" o las "jotas", la tilde en la "t" o la "ñ", después de cada sílaba y únicamente al final de la misma.
Ahora bien, ¿cómo podemos saber qué tipo de acentuación se ha utilizado?. Obviamente, si estamos presentes no hay problema. Pero si nos entregan una muestra de escritura para que la analicemos nos fijaremos en dos aspectos:
- Por un lado la dirección de los finales individuales de las letras.
- Por otro lado, nos fijaremos en el emplazamiento del acento.
Miraremos cuidadosamente el texto con una lupa y trataremos de ver en qué momento el escritor detiene el dibujo de la letra para ocuparse de su acentuación, tratando de no confundir las paradas propias de la acentuación con otro tipo de interrupciones del grafismo que nos podamos encontrar. Si se trata de una parada realizada para puntuar la letra, nos fijaremos que el final de la letra que debe ser puntuada va en la dirección del emplazamiento del signo de acentuación.
¿Amigo lector, te has fijado alguna vez en el modo en que acentúas?

6 comentarios:

JOSÉ MARIA AGUILAR dijo...

Buen informe José, saludos!!

Fernando F. Ruiz dijo...

Interesante artículo colega. Sobre la pregunta que haces, sinceramente, he tenido que ponerme a escribir para darme cuenta de en qué momento acentúo...jeje. Ya sabes que en casa del herrero...

Jose Antonio León dijo...

Estimado compañero José María, gracias por tu comentario.
Un saludo.

Jose Antonio León dijo...

Jaja, así suele pasar Fernando, son gajes del oficio.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Sí, muy bueno el artículo, José Antonio.
Muchas gracias

Susana Martín Pinaglia

Jose Antonio León dijo...

Estimada colega; gracias a ti por tu comentario.
Un saludo.