jueves, 12 de febrero de 2009

Grafología infantil: la zurdera

Se llama dominancia lateral al predominio de una parte del cuerpo sobre la otra. Generalmente, el ser humano está lateralizado hacia la derecha. Esta dominancia está relacionada con la asimetría funcional del cerebro en el hombre. Así, el hemisferio derecho controla y dirige los movimientos de la mano izquierda, mientras que el hemisferio izquierdo está relacionado con los movimientos de la mano derecha.
Cuando todo el cuerpo tiene la misma dominancia (mano, ojo y pié), hablamos de dominancia lateral armónica, mientras que cuando se observan distintas dominancias en una misma persona (por ejemplo, ojo derecho, pié derecho, mano izquierda), hablaremos de dominancia desarmónica o cruzada. Esta lateralidad cruzada puede ser fuente de alteraciones en la escritura, lo mismo que la lateralidad mal definida (ambidextrismo o utilización indebida de una u otra mano al escribir).
En el caso del individuo zurdo, esta especialización de los hemisferios cerebrales es más difusa, y el niño tenderá a elegir la mano izquierda para escribir. Hasta hace bien poco, se obligaba a los niños zurdos a escribir con la mano derecha, lo cual creaba alteraciones en su escritura, además de conflictos caracteriales. En la actualidad, la tendencia general se guía por los siguientes criterios:
  • Cuando el niño es zurdo y desea escribir con la mano izquierda, se le deja escribir con esa mano desde el principio del aprendizaje.
  • Cuando el niño es ambidiestro, es decir, es capaz de escribir con las dos manos, se debe hacer el aprendizaje con la mano derecha, excepto si el niño manifiesta una clara preferencia por la mano izquierda.
  • No hay que determinar demasiado pronto la lateralidad del niño porque, así como en el niño diestro esta preferencia por la mano derecha se manifiesta pronto, en el zurdo o ambidiestro es más tardía la maduración de la lateralidad. No se puede asegurar de forma tajante que un niño es zurdo antes de los 6 años.

El problema que encontramos en la escritura del niño zurdo es el siguiente: en nuestro sistema caligráfico la escritura va de izquierda a derecha, mediante un movimiento cursivo, y esto es justo lo contrario al que el zurdo realizaría espontáneamente. Por este motivo los niños zurdos, aún siendo contrariados (obligados a escribir con la derecha), escriben peor que los niños diestros.

Según los investigadores, esto se percibe mejor a partir de la fase caligráfica, ya que hasta los 9 años se desenvuelven bien con la escritura. Las estadísticas demuestran que a partir de esa edad, los niños zurdos comienzan a tener dificultades y progresan más lentamente que los diestros y que, tanto en los zurdos contrariados como en los que no lo son, la mano más eficaz del zurdo produce un rendimiento inferior que la del diestro. Según Ajuriaguerra, parece que la zurdera predispone a la disgrafía y supone un serio obstáculo en la adquisición de la escritura.

Según la Grafología, la zurdera, en sí misma, no parece ser el único factor presente en las alteraciones escriturales del niño, sino que es necesario observar las posibles alteraciones emocionales relacionadas con el modo en que el niño vive su zurdera y los posibles problemas de adaptación escolar, familiar y social por esa causa.

Podemos determinar un tipo de escritura propia del zurdo y se ha visto que suele presentar las siguientes características:

- Escritura sinistrógira o invertida (inclinada a la izquierda).

- El comienzo de la "a" lo hacen preferentemente por la derecha.

- La presión es fuerte en la línea base de las palabras y letras.

- Los finales de palabra son prolongados o colgantes.

- El conjunto carece de flexibilidad o agilidad.

- Las barras de "t" están trazadas de derecha a izquierda y no de izquierda a derecha.

No obstante, estos signos no siempre se encuentran en la escritura del zurdo y, además, incluso pueden aparecer en la del diestro (como ocurre con la barra de "t" trazada de ese modo) y son bastante difíciles de apreciar cuando la escritura ya está trazada. Por ello es más fiable que el grafólogo conozca antes de iniciar el análisis de la escritura, si el niño es zurdo o diestro.

12 comentarios:

Silvano Baztán dijo...

¡Hola, Andoni! Como siempre, muy interesante. El tema me interesa, sobre todo porque creo que yo fui un zurdo contrariado (al igual que mi hermano mayor).

No tengo el recuerdo del comienzo de la escritura, pues tenía 3-4 años cuando me enseñaron a escribir, pero lo que sí tengo claro es que las piedras las tiraba, y siempre ha sido así, con la mano izquierda.

Salud para ti y los tuyos.

Jose Antonio León dijo...

Hola Silvano, celebro que te haya gustado el tema. Una pregunta que suelen hacerme es si en grafología analizamos de la misma manera una escritura realizada por una persona diestra que por una zurda, es decir, si el significado que se extrae no varía por ello. A lo que les comento que el significado no varía por ello, independientemente de cual sea la mano utilizada, puesto que el acto de escribir tiene su origen en el cerebro. Eso si la persona ya ha adquirido un nivel determinado de madurez escritural y, como se expone en el ejemplo de escritura que aparece en el blog, saber que algunos rasgos que aparecen pueden deberse al nivel de zurdera. En dicho ejemplo aparece una escritura con inclinación a la izquierda, que da lugar a una interpretación distinta a que si fuera a la derecha, y que sin embargo es normal en zurdos y que si no se sabe esto puede llevar a error.
Un saludo.

PAOLA CARLEVARINO LAH dijo...

José Antonio:
Te felicito por tu página, me parece muy interesante tu trayectoria y los aportes que realizas.
Soy una viajera cibernética, oriunda de sud América, Santiago de Chile, estudiante de tercer año de pericia grafológica, aún muy conectada con el saber y aprender.
Estoy en búsqueda de información que me dé soporte científico y experimental utilizado a través de la neurociencia en la programación neuro lingüística para ser desarrollado dentro de las aulas a nivel de docencia como en la categoría infantil y adolecente. Quizás cuentes con material par compartir. Desde ya muchas gracias por tu atención,



Paola Carlevarino Lah
paola.carlevarino@gmail.com

PAOLA CARLEVARINO LAH dijo...

José Antonio:
Te felicito por tu página, me parece muy interesante tu trayectoria y los aportes que realizas.
Soy una viajera cibernética, oriunda de sud América, Santiago de Chile, estudiante de tercer año de pericia grafológica, aún muy conectada con el saber y aprender.
Estoy en búsqueda de información que me dé soporte científico y experimental utilizado a través de la neurociencia en la programación neuro lingüística para ser desarrollado dentro de las aulas a nivel de docencia como en la categoría infantil y adolecente. Quizás cuentes con material par compartir. Desde ya muchas gracias por tu atención,



Paola Carlevarino Lah
paola.carlevarino@gmail.com

Jose Antonio León dijo...

Gracias Paola por tu mensaje. Celebro que te haya gustado el blog.El material que puedo aportar se refiere solo al ámbito de la Grafología, sin abarcar los procesos neurolinguísticos. Por lo que no sé en que medida puede serte útil, puesto que me ciño exclusivamente a este campo. Recibe un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Buenos días Jose Antonio,
felicidades por el blog...estoy buscando información sobre disgrafía pero es complicadillo.
Tengo 34 años y arrastro problemas de disgrafía que me surjieron cuando terminaba la carrera de ingeniero superior.
Soy zurdo y desde pequeño he tenido problemas para escribir correctamente, así como que empecé durante la infancia a escribir todo al revés, orientado a la izquierda, pero lo que me ocurrió terminando la carrera me preocupó bastante, y a veces me ocurre este "bloqueo"...
soy fumador y tomo café a diario...¿hasta que punto esta disgrafia puede ser por estimulantes como el cafe o tabaco?...
Gracias

Jose Antonio León dijo...

Buenos días: en principio y por lo que comentas, probablemente ya desde pequeño existía ese problema de disgrafía latente. Además ten en cuenta que el hecho de ser zurdo puede se un factor que predispone a la disgrafía, aunque no el único. Lo que comentas sobre la tendencia a escribir orientado hacia la izquierda se trata de uno de los signos que acompañan a la escritura propia del zurdo. Puedes ver el artículo al respecto referente a la escritura de los zurdos. Por último, lo que comentas sobre el uso de estimulantes como el café y el tabaco no creo que sea un factor directamente relacionado con la disgrafía, aunque naturalmente afecta al sistema nervioso y puede incidir sobre nuestra escritura, puesto que ésta se genera en el cerebro. En estos casos y cuando el consumo es excesivo pueden aparecer temblores, torsiones, dificultades en las uniones y otros aspectos, pero que son propios de esto y no necesariamente de una disgrafía.

Por último comentarte que he colocado una entrada sobre la disgrafía en el blog. Espero te haya sido útil.
Un saludo.

Anónimo dijo...

buenos días,
gracias por el comentario. Te agradezco el esfuerzo que haces por publicar en internet tu punto de vista sobre la disgrafía, la posible información es realmente escasa, y más en personas adultas (casi siempre se refiere a casos infantiles)...
Un saludo!

Anónimo dijo...

QUE TAL OYE UNA PREGUNTA SI QUISIERA MAS DOCUMENTACION SOBRE ESTO DONDE LA PUEDO ENCONTRAR ????

Jose Antonio León dijo...

Buenos días; Hay una página en Internet muy interesante sobre la zurdera. Ofrecen incluso talleres sobre el tema. Te dejo el enlace:
http://www.manozurda.es/info_escritura.html
Espero te sirva.
Un saludo

Lilian dijo...

Hola buenas tardes desde México. Me gustaría comentaras algo sobre la disgrafia en niños. Como los ayudamos a mejorar esas letras. Gracias

Jose Antonio León dijo...

Hola Lilian: la verdad es que es muy complejo dar unas pautas sobre el tema. Es necesario realizar una reeducación progresiva y lo más completa posible en el tema disgráfico. Hay que cambiar las pautas, no se trata solo de realizar una letra de una determinada manera, sino que es un proceso más global. Cada escritura es diferente, y por tanto cada persona también, y cada caso. Un saludo y gracias por tu mensaje.
Jose Antonio León